FB_init

Friday, May 30, 2008

¿Cristianos emergiendo de qué?

De http://teologiasinnombre.blogspot.com/2007/12/al-parecer-el-tema-de-la-iglesia.html

"¿Cristianos emergiendo de qué?
Por Anyulled

Al parecer, el tema de la iglesia emergente se ha puesto muy en boga entre la comunidad blogera cristiana. Muchos abrazan la idea de volver a la iglesia primitiva, o el modelo de Dios; muchos otros, la califican de un movimiento sincretista y ecuménico, otros solo tratan de defender las “vacas sagradas” de la Cristiandad.
No pretendo abordar el tema con la elocuencia y la precisión técnica de un erudito, tan solo abordaré algunos puntos con la brevedad que me caracteriza, en vista de futuros comentarios que puedan mejorar la calidad de este artículo.

La iglesia emergente no trata de volver al modelo de la iglesia primitiva, ni adoptar nuevos modelos de iglecrecimiento, liderazgo, discipulado o eclesiología, se trata de reconsiderar seriamente la intención de Dios para su pueblo como comunidad en aquel entonces y su vigencia en nuestros días. Se trata de tener la honradez y la valentía para reconocer en qué puntos nos hemos apartado y la voluntad para retomar el camino perdido.

El concepto de la iglesia emergente no se trata de promover la anarquia ni la rebelión contra el modelo de iglesia que tenemos, se trata de volver a la Dynamis del Reino en todo lo que hacemos, en vez de confiar ciegamente en los programas, métodos y estrategias modernas adoptadas del mundo empresarial moderno, revisar el concepto de liderazgo y autoridad espiritual a fin de acabar con los atropellos cometidos a nuestros hermanos por causa de líderes controladores, déspotas, autoritarios, utilitaristas; dictadores espirituales infiltrados en el rebaño de Cristo. Se trata de cumplir el Propósito eterno de Dios, de entender que dentro del cuerpo de Cristo, la estructuras o jerarquias patológicas no tienen cabida. a su vez, propone otro nivel de relaciones mas horizontal: nosotros somos el Cuerpo y Cristo es la cabeza, ningún miembro se enseñorea sobre los otros, todos trabajan en armonía a las órdenes de un solo Señor (Mt 20:25-26); coordinando, guiando y edificandose mutuamente; de aplicar las distintas facetas del mandamiento del Señor sobre el amor manifestado en la numerosas expresiones “los unos a los otros” a lo largo del Nuevo Testamento.

La idea de la iglesia emergente no trata de promover una nueva fe o un nuevo evangelio, sino depurar el mensaje del Reino de los Cielos de las influencias sobre técnicas de ventas, publicidad y mercadeo, de las ideas de la teología de la prosperidad y la guerra Espiritual de juguete, del amarillismo y la brujeria cristiana, de las influencias de la Nueva Era sobre la confesión de fe y el pasar por encima de la voluntad de Dios al convertirlo en un genio de botella, de las revelaciones del “escudero de Dios” como excusa para el sometimiento servil a líderes humanos falibles, en pos de presentar al mundo de manera fresca la Dinámica del Reino de Dios entre los hombres, a través del mensaje de las Buenas Nuevas dentro del contexto de la sociedad Neocolonial (Dirán algunos Postmoderna) en que vivimos, sin comprometer las verdades inmutables del evangelio y de Dios.

La iglesia emergente no rechaza el legado de nuestros antepasados en la fe en busqueda de abrazar una amplia cosmovisión que acoga en su seno distintas religiones; sino que reposa sobre el fundamento del credo apostólico y sus tradiciones, y desde allí cimenta su fe, basado en la plurarquía, la tolerancia y una busqueda de la unidad genuina de los miembros del cuerpo del Ungido.

Con la iglesia emergente no se trata de adoptar estos principios en base a conveniencias, sino de recibir a cabalidad el mensaje de Dios al ángel (llámese espíritu o sentir) de la iglesia actual.

“Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura. Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.” Mateo 9:16-17.

Finalizo con una frase de Jhon Stott:

“El distintivo de un auténtico cristianismo evangélico no es la repetición insensata de viejas tradiciones, sino la disposición de someter toda tradición, por antigua que sea, a un escrutinio bíblico fresco y, de ser necesario, a una reforma”
"

1 comment:

Anyul Rivas said...

gracias por el link!!

Ya te enlace a mi google reader...

saludos